Ayudar a crear un negocio

En el año 2020 tuvimos mucho tiempo para pensar. Con la cuarentena y el distanciamiento social que nos impusieron los gobiernos de todo el mundo, encerrándonos en nuestras casas por muchos días, tuvimos mucho tiempo para pensar qué es lo que queremos para nuestras vidas. Para muchos, la respuesta a esa pregunta vino en la forma de crear o incrementar un negocio propio. Más aun porque, por cuenta de esas medidas de encierro, muchas personas perdieron su trabajo y muchas otras tuvieron que cambiar de función para seguir trabajando. 

El proyecto de crear el negocio propio, con frecuencia, viene del deseo intenso de no depender mas de un empleo que mañana puede no estar. Otras veces viene de la idea de un producto mejor, innovador y creativo. También puede venir de la visión de que uno puede no ofrecer nada novedoso pero hacer mejor que los que ya están establecidos. 

Cualquiera que sea la razón del proyecto, este siempre empieza con sueños, esperanza y mucho trabajo desde el inicio. Hay muchas dificultades que sobrepasar en la implementación y puesta en marcha del proyecto, aun que sea un negocio digital que no requiere instalaciones físicas. 

Además de los riesgos de cada negocio, están siempre presentes las complicaciones que los emprendedores deben enfrentar tales como el estatuto, los libros, los empleados, el balance, el plan de negocios, el plan de marketing, las proyecciones, los documentos fiscales, en fin, todos los conceptos que, por no conocerlos bien, les causan pesadillas a los nuevos emprendedores y también a los que no son nuevos pero nunca tuvieron el tiempo de aprender sobre esas cosas de una forma organizada sino sobre la marcha.

La tendencia natural es la de poner todas esas cosas en una misma carpeta que se refiere a la burocracia de la empresa y, por ende, intentar delegar lo máximo posible de ellas a profesionales como los contadores, los abogados y los consultores. Y eso es un error. La mejor solución es aprender los conceptos para poder desmitificarlos, para dejar de tenerles miedo. Además, todos esos temas no son menos importantes que el “negocio” sino que ellos son el negocio. Sin la debida formalización, el negocio no pasa de ser solo una idea. 

Por ejemplo, muchos emprendedores piensan que el balance es algo que lo prepara el contador porque es obligatorio por ley y que solo sirve para determinar los montos de impuestos a pagar. Sin embargo, el balance es la forma mundialmente usada para evaluar cómo está una empresa y también para evaluar el desempeño de los que la manejan.   

Para ayudar a que la creación del nuevo negocio sea más fácil y accesible a más personas, estoy subiendo un tema por semana a esta dirección de YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCOMElVYyGrH_VDQr3hrGGRg. Es un canal que está recién creado. 

La idea es mostrar de una forma sencilla los conceptos que los emprendedores necesitan saber  para manejar sus proyectos con más seguridad. El objetivo no es enseñar a ser emprendedor. Los videos apuntan a darle a un emprendedor los conocimientos básicos del manejo de un negocio. 

¡Espero que sea de ayuda a todos! Preguntas, criticas o cualquier otro tipo de comentario son bienvenidos tanto en este blog como directamente en cada video. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.