¿Hasta cuándo?

¿Hasta cuándo vamos a seguir por el camino equivocado? ¿Hasta cuándo nos van a seguir mintiendo diciéndonos que estamos en el camino correcto? 

Sí, estas preguntas se podrían hacer en relación a varios aspectos de la vida del país pero, en esta nota, me refiero específicamente a la inflación. 

Miro los títulos de las notas de los diarios y me doy cuenta de que la gran mayoría de los problemas actuales tienen que ver, directa o indirectamente, con la inflación. Muchos de los títulos de las notas de los periódicos se refieren a aumentos de alquiler, electricidad, agua, transportes, gas, internet, combustibles, impuestos, en fin, la lista es casi infinita. Y la lista es enorme porque, en realidad, no son los precios que están subiendo sino el valor del Peso que está cayendo. 

¡Sí! La moneda nacional vale cada vez menos. Aclaro que esa afirmación se basa en la cotización oficial, la controlada por el gobierno, y no solamente por la del mercado. 

Por eso, vuelvo a la pregunta inicial: ¿Hasta cuándo vamos a seguir por el camino equivocado? El gobierno sigue insistiendo en controles de precios, a través de programas con nombres engañosos como “precios cuidados” y de congelamientos de tarifas. ¿Hasta cuándo? 

La inflación hoy no es más un problema crónico en los países del mundo, la mayoría de los países que la sufrieron pudieron bajarla y hoy saben cómo controlarla. La inflación solo es un problema en un grupo muy pequeño de países que incluye Argentina y Venezuela en los que los gobiernos siguen con el discurso de que la inflación existe porque los empresarios aumentan los precios y, por lo tanto, hay que controlar a los mismos.

¿Hasta cuándo nos van a seguir mintiendo diciéndonos que estamos en el camino correcto? Ningún país del mundo logró bajar la inflación de forma definitiva a través de controles de precios. Ninguno. ¿Por qué? Porque la inflación no es un fenómeno de aumento de precios sino de pérdida de valor de la moneda. 

¿Por qué la moneda pierde valor? Porque el gobierno emite más moneda de lo que las actividades económicas pueden generar y lo hace para pagar gastos para los cuales no alcanza lo que recauda de impuestos. ¡Exactamente! El gran causador de inflación es el gobierno. 

Es verdad que el gobierno gasta dinero para mantener las cosas públicas, pero también es verdad que gasta con ineficiencias. Los ejemplos van desde el número excesivo de empleados en todos los niveles del estado hasta las pérdidas de las empresas estatales que se tienen que cubrir con el dinero que aportan los contribuyentes y, si eso no alcanza, con emisión “ex nihilo”. 

Un ejemplo muy ilustrativo de esa situación es un Twitt del economista Roberto Cachanosky (@RCachanosky) del 2 de marzo de 2021 en el que él informa que el Ministerio de Economía aprobó un presupuesto de $7.600 millones de Pesos para Canal 7 y Radio Nacional, que tienen juntos muy poco rating y solo logran tener $230 millones de ingresos por publicidad. La diferencia, es decir, $7.370 millones se paga con plata de los contribuyentes o, peor, con inflación para todos. 

La receta no es difícil de entender. Que se reduzca el tamaño y las ineficiencias del estado, que se pase a tener una situación de equilibrio entre ingresos y egresos y se termina el martirio de la inflación que tantos problemas nos trae y tanta energía nos consume. 

¿Hasta cuándo vamos a seguir por el camino equivocado?

¿Hasta cuándo? 

4 respuestas a “¿Hasta cuándo?”

  1. Excelente!! Muy cierto. Quisiera ver que la responsabilidad de todos esos gastos generadores de inflación caiga con todo el peso de la ley sobre el funcionario que autorizó el derroche del dinero que todos los argentinos generamos con el esfuerzo de nuestro trabajo.

  2. Buenos días, para mi es el primer gran problema a solucionar con una moneda sin valor adquisitivo es imposible gobernar es una maquina de crear pobreza, por lo consiguiente no tenes Salud, Educación, ni generación de empleados y seguridad van de la mano . Excelente comentario saludos a todos

    1. De acuerdo, Juan José. La pérdida de valor de la moneda acarrea muchos problemas para todos. Si uno mira el diario, la gran mayoría de los conflictos son consecuencia de la inflación. Ahora bien, la inflación es consecuencia del déficit público. Ningún país logró vencer la inflación con controles de precios sino con reducción de gasto público. ¡Muchas gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.