“We can grow hair”

Los líderes empresariales deben dedicar una gran parte de su tiempo al pensamiento estratégico. La estrategia de una empresa es un conjunto integral de varias capas diferentes que, en cada una, debe pensarse y emprenderse una dirección estratégica.

Muchos de mis antiguos alumnos en la universidad y varios participantes en mis programas de capacitación han trabajado en el caso llamado “We can grow hair”, inspirado en la situación de la excelente película protagonizada por la “pretty woman” Julia Roberts y por Clive Owen llamada Duplicity.

En esa película, los personajes de Julia y Clive, dos ex agentes de inteligencia, trabajan en un complot para vender secretos corporativos falsos entre dos compañías de bienes de consumo gigantes, cuyos CEO se odian entre sí y están dispuestos a demostrar públicamente su odio cada vez que tienen la oportunidad de hacerlo. Su plan llega a su punto más alto cuando Dick Garsik, CEO de uno de los gigantes de bienes de consumo, interpretado magistralmente por el excelente actor Paul Giamatti, anuncia en una reunión de accionistas que su compañía acaba de descubrir una fórmula para hacer que el cabello vuelva a crecer en la piel calva. Y Giamatti usa la oración en el título de este post para hacer su anuncio asombroso, pero falso.

Inspirado por la película, escribí el caso en el que los estudiantes se enfrentan a una situación que requiere decisiones estratégicas en cada capa diferente y se supone que deben pensar desde el nivel más alto, más general hacia abajo, hasta los niveles más tácticos. Es como un líder empresarial debería hacer. Y, sin embargo, muchos estudiantes y líderes de negocios, parten de las decisiones tácticas y nunca llegan a ver el panorama más amplio, ver el bosque y no solo los árboles, porque se atascan en el nivel táctico. Los empresarios también tienden a hacer lo mismo, principalmente aquellos en empresas pequeñas o medianas que carecen de recursos, porque piensan en lo que pueden hacer en lugar de lo que deberían lograr.

En el caso del ejercicio, los estudiantes tienen que tomar decisiones estratégicas de una compañía ficticia que ha descubierto la fórmula milagrosa que hace que el cabello crezca en la piel calva y ya ha desarrollado un champú fácil de usar con la formula. Se espera que la demanda del nuevo producto sea abrumadora porque funciona muy bien para los hombres que son pelados y también para aquellos que están en camino de perder su pelo a lo largo del tiempo. En otras palabras, la compañía ficticia tiene un producto que valora más que el oro y los clientes están dispuestos a exigirlo, incluso si tienen que arrastrarse de rodillas a las farmacias.

Los estudiantes tienen que actuar como los directores de bienes de consumo de una Cosmodemonic Corporation, como el gran escritor Henry Miller (https://www.biography.com/people/henry-miller-9408455) seguramente la habría llamado, y enfrentarse primero al decisiones estratégicas de alto nivel. La compañía que tiene el producto de oro en la mano puede optar por obtener el mayor beneficio, aumentar los precios y exprimir los márgenes del distribuidor, o puede utilizar parte de los márgenes para aumentar la lealtad de su red de distribución, o incluso utilizar la grande demanda de los hombres calvos, mientras dura, agrupando los otros productos de su línea para aumentar sus ventas generales.

Una decisión sobre el nivel de precios es la segunda después de las opciones de nivel más alto que acabamos de mencionar. Y, sin embargo, muchos estudiantes comienzan a tomar decisiones estratégicas de nivel inferior con otros detalles proporcionados en el caso, los árboles, y nunca llegan al nivel más alto, el bosque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.